Acoso y hostigamiento contra el sistema comunitario de agua de Tecámac, Edomex.

CDHZL

Tecámac de Felipe Villanueva, Estado de México.

4 de marzo del 2016.

BOLETÍN DE PRENSA

 

Acoso y hostigamiento contra el sistema comunitario de agua de Tecámac, Edomex.

En riesgo la integridad de personas defensoras del derechos humanos

Existen indicios preocupantes de que el Edil de Tecámac, Aron Urbina Bedolla, se encuentra en una campaña de agresiones contra el sistema comunitario de agua, azuzando a su personal y a personas civiles afines a su partido político (Partido Revolucionario Institucional) para que calumnien y denigren a los defensores comunitarios del derecho humano al agua mediante panfletos, pintas y publicidad pagada en algunos periódicos locales.

La irregular, excesiva -y en muchos casos ilegal y corrupta- construcción de viviendas continúa en Tecámac, y la resistencia a esta urbanización salvaje también. Sin embargo, Aron Urbina Bedolla (quien detenta el control político del municipio durante los últimos 20 años, ya que ha fungido como presidente municipal de Tecámac durante 4 ocasiones y como diputado local mexiquense en los periodos intermedios desde el año 1997) ha vuelto por sus fueros este 2016 como Alcalde de Tecámac para seguir con el negocio de las micro viviendas. Ahora también para permitir, de manera ilegal, la construcción de una empresa refresquera en la cabecera municipal de Tecámac que continuará sobreexplotando un acuífero ya declarado en veda desde 1954 y considerado por la CONAGUA como gravemente abatido.

Junto con otros similares sistemas comunitarios de agua potable de los pueblos vecinos, el del pueblo de Tecámac, Estado de México, nació debido a dos sucesos de devastación ambiental que dejaron una huella profunda en la cuenca de México a mediados del siglo XX: la desecación final del gran lago de Xaltocan (uno de los cinco que rodeaban a la capital azteca, México-Tenochtitlan) y la destrucción de los vasos captadores de agua de lluvia conocidos como jagüeyes.

En 1951, el pueblo de Tecámac inició la construcción de su primer pozo de agua con trabajo voluntario y cooperaciones económicas y comenzó a construir toda la infraestructura para autoabastecerse del vital líquido sin el apoyo directo de ningún nivel de gobierno; aunque desde esos años, el sistema comunitario fue reconocido como “junta rural de agua” y aparecía en los Bandos Municipales de Policía y Buen Gobierno como el organismo prestador del servicio en esta localidad.

Por lo anterior se explica que el arraigo y control ciudadanos sobre el agua sean tan profundos en esta comunidad del norte mexiquense y los intentos gubernamentales por hacerse del control del líquido requieren deslegitimar a los liderazgos visibles de la comunidad para justificar una posible agresión o incluso hacer un uso indebido del sistema de justicia penal, lo cual es por demás preocupante pero sistemático en el estado de México.

Llamamos la atención de las organizaciones y medios de comunicación nacionales e internacionales así como de todos los pueblos en resistencia del estado y del país para mantener la más atenta vigilancia a la situación del sistema autónomo de agua de Tecámac y la integridad de los defensores de derechos humanos de la propia comunidad.

Llamamos también la atención de todas las autoridades del estado Mexicano para prevenir cualquier violación de derechos humanos contra la población del municipio de Tecámac asi como cualquier acto que atente contra la integridad física y psicológica de los miembros del sistema comunitario de agua y de toda persona que busca defender este recurso vital en la comunidad.

Lic. José Antonio Lara Duque

Coordinador General

Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero

Anuncios